Posted by admin | GATOS
COMPARTIR

El Virus de la Leucemia Felina

La leucemia felina se transmite a través de un retrovirus que puede provocar supresión del sistema inmunitario, anemia y/o linfoma.

Afecta a gatos de todo el mundo.

Durante los últimos 25 años, la prevalencia de la infección por FeLV ha disminuido considerablemente gracias a la fiabilidad de las pruebas de diagnóstico y a las vacunas.

INFECCIÓN

La transmisión de la infección se produce por la eliminación del virus ( saliva, heces, secreciones nasales, leche ) de los gatos infectados.

La transmisión entre gatos se produce fundamentalmente por contacto directo ( aseo mutuo ), aunque también por mordedura.

En las gatas con la infección, la gestación suele terminar con la muerte de los embriones, mortinatos o en gatitos virémicos que mueren.

Los gatitos más pequeños son especialmente sensibles a la infección por FeLV. Con la edad, el gato se vuelve más resistente.

SIGNOS CLÍNICOS

Los signos más frecuentes son :

  • anemia
  • inmusupresión, es decir tienen más predisposición a otras infecciones
  • linfoma ( tímico, alimentario, multicéntrico o atípico )

Menos frecuentes :

  • enfermedad inmunomediada
  • enteritis crónica
  • trastornos reproductivos

La mayoría de los gatos con viremia persistente mueren antes de 2 o 3 años.

DIAGNÓSTICO

Pueden existir falsos positivos, se deben confirmar mediante análisis PCR.

Algunos gatos positivos pueden superar la viremia en pocas semanas o meses. Los gatos positivos a FeLV sin signos clínicos deberán someterse de nuevo a un análisis.

 

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD

Tratamiento de soporte.

Las infecciones secundarias deben tratarse inmediatamente.

El interferón omega felino puede reducir los signos clínicos y prolongar el tiempo de supervivencia.

Los gatos infectados con FeLV no deben salir al exterior y se deben someter a revisiones clínicas periódicas ( cada 6 meses )

Se deben evitar corticosteroides y fármacos inmunosupresores o supresores de la médula ósea.

El virus no sobrevive demasiado tiempo fuera del hospedador y se elimina fácilmente con los desinfectantes, el jabón, el calor y la sequedad.

Sin embargo, el virus puede sobrevivir en las heces; se mantiene viable si se conserva con humedad a temperatura ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *