Querid@s amig@s de los gat@s, hoy comenzaremos con una carta de un gatito bebé recién llegado a su nuevo hogar:
               Déjame libre y obsérvame dónde me escondo y refugio los primeros días.Aún no os conozco y no sé qué va a pasar.Tengo miedo a lo nuevo y desconocido.
               En unos días me habituaré a vuestras rutinas diarias.Encontraré el bebedero, el comedero y el arenero a mi gusto.Me gusta comer lejos del arenero y, en solitario.El agua me gusta fresquita y sin motitas de polvo.En verano, si le añadís un hielo, me encantará jugar con él y beberé el agua más fría.
               Aprenderé muy rápido a jugar.Me gustan los juguetes livianos y coloridos.Las cañas son de mis preferidos.Y, no dejaré de jugar nunca ni cuando sea un gato adulto o mayor.Me encantan las carreras.Las cajas de cartón también son un entretenimiento para mí, y, un buen lugar para esconderse.
               Necesitaré muchas caricias amables y tranquilizadoras.Mi sociabilización es una mezcla entre mi relación con mi madre y mis hermanos; y, después con los humanos.Si no tolero bien el contacto físico me gustaría que me enseñaseis a que es algo bueno y agradable.Si os bufo seguid intentándolo hasta que entienda que es algo bueno.
               En cuanto vaya creciendo me entrará la curiosidad de subir a los sitios “altos”.Si tengo un rascador cerca de una ventana, será un lujo para mí.Pasaré horas “oteando” a la calle observando a los vecinos, transeúntes, algún pájaro…
               Seré muy feliz con pocas cositas.Graciñas por vivir conmigo.
ANA BELÉN RODRÍGUEZ

Según el libro Guinness de los Récords, un gato llamado Towser capturó durante su vida útil más de 28.899 ratones. Los ratones son una verdadera plaga en los lugares donde se almacenan cereales, y Towser vivía en la destilería Glenturret en Crieff ( Escocia ). Aún así, un total de 28.899 ratones abatidos en, pongamos 23 años nos dá un promedio de 3,44 ratones diarios, sin descansar un solo día. En el centro para visitantes de la marca del whisky que se elabora allí, hay una estatua de bronce del gato sobre un llamativo pedestal; sin embargo, la placa conmemorativa no menciona el rumor local que atribuye las grandes hazañas de Towser, a la dosis diaria de whisky que se añadía a su plato de leche.

El GATO SÉNIOR

Posted by admin | GATOS

 

Los gatos se caracterizan por vivir una etapa geriátrica especialmente prolongada, la cual suele ir acompañada de diferentes cambios físicos y conductuales.

Esos cambios muchas veces,  son interpretados por el propietario como algo normal. Sin embargo, la aparición de éstos debe servir de alerta sobre la necesidad de investigar la presencia de problemas orgánicos, ya que pueden ser el primer signo de que algo no va del todo bien.

Los cambios de comportamiento más observados son:  la vocalización excesiva, tanto de día como de noche; la eliminación inadecuada, desorientación, agresividad entre gatos e incluso hacia personas, acicalamiento excesivo, miedo e inquietud.

Normalmente,  estos cambios pueden ser secundarios a algún proceso, por ejemplo, si el gato presenta algún tipo de dolor o malestar, puede presentar un carácter irritable, miedo a ser cogido e incluso huir.  Determinar la causa que desarrolla dicha conducta es fundamental, en casos más complejos, existe la posibilidad de que coexistan varias causas: cambios en el entorno del animal, nuevos miembros en la familia, la presencia de una o más patologías. Por ejemplo: hipertiroidismo, diabetes mellitus, artrosis…

Por lo tanto, es esencial realizar chequeos periódicos a nuestro gato. Las consultas geriátricas aportan una valiosa información de cómo va la salud de nuestro pequeño, incluso podemos permitirnos adelantarnos a la aparición aguda de alguna enfermedad.  Sería ideal comenzar a partir, de los siete años de edad.

 

“LA SENSACIÓN DE FRÍO EN LOS GATOS”

Aunque el cuerpo del gato tiene células sensoriales que detectan el calor y el frío,su espesa capa de pelo hace que sea relativamente insensible a lo que los humanos consideramos calor y frío extremos,salvo en la cara ( la nariz y los ojos ) y las patas delanteras.Para evitar una temperatura más baja en partes aisladas del cuerpo,el gato tiende a cubrirse el hocico con la cola cuando duerme y a apoyar el mentón en las patas delanteras,con lo cual esas áreas sensibles mantienen un calor constante.Los gatos aficionados a acurrucarse en nuestro regazo se sentirán incómodos si es demasiado frío para sus patitas.Por eso prefieren que tengamos una mantita encima…
Del mismo modo,la comida del gato ha de estar a temperatura ambiente o más caliente;rechazará la comida o el agua del frigorífico.