“LA SENSACIÓN DE FRÍO EN LOS GATOS”

Aunque el cuerpo del gato tiene células sensoriales que detectan el calor y el frío,su espesa capa de pelo hace que sea relativamente insensible a lo que los humanos consideramos calor y frío extremos,salvo en la cara ( la nariz y los ojos ) y las patas delanteras.Para evitar una temperatura más baja en partes aisladas del cuerpo,el gato tiende a cubrirse el hocico con la cola cuando duerme y a apoyar el mentón en las patas delanteras,con lo cual esas áreas sensibles mantienen un calor constante.Los gatos aficionados a acurrucarse en nuestro regazo se sentirán incómodos si es demasiado frío para sus patitas.Por eso prefieren que tengamos una mantita encima…
Del mismo modo,la comida del gato ha de estar a temperatura ambiente o más caliente;rechazará la comida o el agua del frigorífico.